Existen estudios que demuestran los efectos negativos de las bajas temperaturas sobre la Apnea Obstructiva del Sueño. Esto sucede ya que el frío tiene unos efectos sobre el organismo que afectan directamente y agravan los síntomas de esta enfermedad. Veamos entonces, por qué la AOS empeora en invierno.

 

La AOS y el invierno

 

Un estudio arrojó como resultado que, durante el invierno, las pausas respiratorias de quienes sufren esta enfermedad, aumentaban hasta un 20% en comparación con el resto del año. Resultando clave el correcto seguimiento de los tratamientos durante esa época. 

Otro dato que derivó del estudio realizado en 2012 fue la cantidad de interrupciones del sueño que sufrían los pacientes, aumentando durante el período invernal de 15 a 18 veces por hora.

 

Otra razón por la que la AOS empeora en invierno es que, durante los meses de frío, se dan más casos de gripe y resfriado. Estas afecciones atacan directamente al sistema respiratorio. La congestión nasal obstruye la nariz y dificulta la respiración. Si los síntomas empeoran, las vías respiratorias pueden verse afectadas, y esto sumado a la complicación respiratoria que ofrece la AOS, claramente empeorará la salud del paciente. 

 

También hay que tener en cuenta el uso de calefacción durante el invierno. Los sistemas que se utilizan para elevar la temperatura en los interiores, muchas veces pueden crear unas condiciones del aire no favorables para los síntomas de la Apnea Obstructiva del Sueño. Algo similar sucede con el tipo de clima, si el paciente vive en una ciudad que tiene un clima muy seco, este puede generarle molestias al respirar debido a la sequedad que se produce en las fosas nasales. Por lo que el uso de humidificantes en los hogares resulta fundamental.

 

La alimentación también es un factor a considerar sobre porqué la AOS empeora en invierno, dado que en esta época tendemos a ingerir alimentos más calóricos, con más grasa, que son más pesados y complejos para digerir. Esto puede provocar malestar durante el descanso y perjudicar la calidad de sueño, que por cierto es esencial para mitigar los síntomas de la Apnea Obstructiva del Sueño.

 

Claves para prevenir los efectos negativos del invierno sobre la AOS

 

Ya os hemos hablado sobre la AOS, las causas y los síntomas. Ahora sería importante comprender cuales son las acciones esenciales a incorporar para prevenir los efectos secundarios del invierno. Una de ellas sería tomar las medidas necesarias que garanticen una mejor calidad del sueño. Por ejemplo, no utilizar dispositivos electrónicos previo a dormir, comer de manera saludable, hacer ejercicio físico tales como una caminata al sol, en caso de resfrío intente dormir con la cabeza lo suficientemente elevada para ayudar a las vías respiratorias durante la noche.

Luego, mantener un tratamiento adecuado y utilizar una CPAP le garantizará un mejor descanso, reforzando su sistema inmunitario, aliviando los síntomas de la congestión y/o sequedad de la garganta.

 

La realidad es que, los meses de invierno pueden suponer un mayor desafío para quienes sufren AOS, sin embargo llevando a la práctica algunos de los consejos que os hemos mencionado, podrá menguar los síntomas y mejorar su condición.

 

Si aún teniendo en cuenta lo expuesto, sus síntomas no mejoran, consulte con su médico o con el centro al que acude para realizar el seguimiento de su tratamiento.